La designación de los 4 nuevos consejeros del INE renueva las esperanzas de la ciudadanía de un órgano electoral verdaderamente autónomo, capaz de ayudar en la consolidación de una verdadera democracia, y con la convicción de defender la voluntad popular de los intereses creados.

La designación de Norma Irene De la Cruz MagañaCarla Astrid Humphrey JordánJosé Martín Fernando Faz Mora y Uc-Kib Espadas Ancona viene acompañada de la obligación jurídica e histórica de recobrar la confianza ciudadana en el Instituto electoral, que en el pasado fungió como operador político del partido oficial y sus aliados.

Amén de la capacidad técnica y operativa de los órganos electorales (tanto el federal como los locales), la sociedad exige un compromiso ético y moral con la verdad, la honestidad y la justicia.

La transformación de nuestra vida pública, si verdaderamente es profunda, debe comenzar con la transformación de nuestro pensamiento político, para así redefinir las dinámicas sociales alrededor de nuestra democracia y desterrar los delitos, el fraude y la impunidad.

En 2018 la ciudadanía colocó “la vara alta” para las autoridades electorales, con una participación inédita y una aplastante victoria que no dio lugar a dudas ni posibilidad de otra imposición.

Nuestra victoria política electoral nos dio la experiencia para confiar en el poder de las mayorías, para recordar que “el pueblo pone y el pueblo quita”, y que el único soberano es el pueblo; ahora esperemos que las autoridades en la materia tengan presente que todo poder público dimana y se instituye para beneficio del pueblo mexicano.

Con las elecciones del 2021 en puerta, no podemos dejar de mencionar al IEEZ, quien tiene un compromiso igual de grande con la ciudadanía zacatecana, sobre todo con la reticencia que carga por los actos y omisiones que derivaron en el triunfo del candidato oficial en las pasadas elecciones; retrasando la ya urgente transición que reclama Zacatecas.

Será el mismo IEEZ quien sancione los próximos comicios. El consejero presidente, las y los consejeros electorales y el secretario ejecutivo ocuparon su cargo entre 2014 y 2015, por lo que han sido testigos de cómo la 4T avanza y se consolida en todo México, pero ahora tienen -alternativamente-, la carga y el apoyo de la ciudadanía que vigilará los procesos en la entidad.

Respetuosos de las atribuciones y los tiempos, no quitamos el dedo del renglón y hacemos votos por desterrar la corrupción de la función pública, en específico del proceso por el cual elegimos a nuestros representantes. ¿Cómo puede ser honesto un funcionario surgido del fraude?

No hay margen de error, no hay más tiempo que perder, la transformación en Zacatecas no dará ni un paso atrás.