Primer foro de pacificación Confianza y justicia

En los últimos sexenios México ha incrementado sus índices de violencia de forma alarmante. 5 de las 10 ciudades consideradas las más peligrosas del mundo están en nuestro territorio, y Los Cabos tiene una tasa de homicidios mayor que la capital de Venezuela, Según un reporte del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal.

Para periodistas, mujeres, migrantes y miembros de comunidades indígenas la violencia es mucho pero que para el resto de los habitantes, además, los crímenes ligados a bandas delictivas también se han incrementado, específicamente desde el sexenio de calderón durante la llamada guerra contra el narco.

La estrategia de seguridad que se ha implementado haciendo uso del ejército y la marina, aunque ha logrado mantener el control de ciertas zonas, ha incrementado las bajas durante enfrentamientos con grupos criminales, la mayoría pertenecientes a la población civil.

Las desapariciones forzadas y otros crímenes de estado cometido por militares también han marcado esta anticonstitucional estrategia, demostrando que la fuerza militar no está capacitada para realzar labores policiacas, debido a que la fuerza letal que sus tácticas despliegan, pone en riesgo la vida e integridad de los mexicanos.

No obstante, en el congreso el PRIAN con su mayoría aprobó la ley de seguridad interior que dio marco jurídico a este uno policiaco del ejército, que durante cada paquete económico tenía un enorme respaldo económico, también aprobado por los diputados del PRIAN, haciendo caso omiso a expertos de todo el mundo y organizaciones no gubernamentales que advertían de los peligros de esta política.

Chihuahua enfrenta una nueva ola de violencia con más crueldad que nunca. En lo que va de agosto se han registrado 45 asesinatos (11 murieron ahorcados la semana pasada), y en los últimos diez años, 13 mil 500 personas, en su mayoría jóvenes, han sido víctimas de homicidio.

Por muchos años Ciudad Juárez ha sido un laboratorio en el que se han implementado distintos mecanismos de seguridad sin resultados positivos, por lo que es normal que aquí hayan dado inicio hoy los 20 foros de pacificación en los que Andrés Manuel, gobiernos locales, organizaciones sociales, víctimas y familiares discutirán la posible ley de amnistía, procesos de reinserción y la situación que guarda el fenómeno de la violencia con perspectiva de género.

Sin duda tendrá que tratarse el tema penitenciario y la sobrepoblación, los presos políticos, la corrupción del sistema judicial y una larga lista de pendientes que puedan regresar la confianza de la ciudadanía en las instituciones.

No cabe duda de que nuestro país atraviesa tiempos difíciles, pero con un plan de nación enfocado en las personas y con una nueva visión de seguridad ciudadana, basada en el libre ejercicio de los derechos de la población, estaremos dando los primeros pasos rumbo a una nueva época de paz.