Ofrecen en la FENAZA artesanías de varios estados de la República Mexica

La FENAZA 2017 está acompañada de una hermosa variedad de artesanías, hechas por mexicanos. En esta edición nos acompañan de diferentes estados de la República Mexicana: Puebla, Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Estado de México, San Luis Potosí, Guanajuato y Chiapas.
A pesar de venir de otro estado, la gente los ha recibido con los brazos abiertos y valoran mucho su trabajo, según palabras de una vendedora de Puebla. Ellos argumentan que la feria apenas comienza, y que los días más fuertes se han presentado sólo el fin de semana, por lo que sus ventas mejorarán según vayan avanzando los días.
Dentro de la exhibición y venta se encuentran accesorios como pulseras, collares anillos, hechos de diferentes materiales: plata, chaquira, cobre, latón, talavera, hoja de lata, vidrio soplado y algunos minerales extraídos de Real de Catorce, municipio del estado de San Luis Potosí. Además se ofertan blusas, bolsas de mano y huipiles típicos del estado de Oaxaca, fabricados con algodón, artisela y ceda. Así mismo algunos artículos para el hogar como tortilleros hechos de fibra vegetal y centros de mesa, a base de barro.
Cada artesanía tiene un proceso largo, debido a que la mayoría son hechas a mano y unas cuantas con ayuda de maquinaria. El tiempo a realizar cada producto depende de su tamaño y material. En el caso de la ropa, se llegan a tardar hasta 15 días en cada prenda, ya que son tejidas. Mientras que en el caso de los accesorios se llevan de 1 a 6 horas, dependiendo el artículo.
Casi todas las producciones de los estados son fabricadas por grupos de sus habitantes, y la persona que viene a la feria es la encargada de vender los productos de todos. En el caso de Chiapas, representan a todo su pueblo, pues les resulta una gran ganancia reunirse en un sólo puesto.
Hay también un único local de Egipto, que realmente llama toda la atención de los zacatecanos. El vendedor argumenta que tienen cuatro años asistiendo a la FENAZA porque les gusta mucho la gente, es muy agradable. A diferencia de los mexicanos que hacen todo a mano, ellos compran sus productos en empresas para venir a comercializarlos. Cuentan con aceites aromatizantes, cosméticos árabes, ropa y diferentes adornos a base de resina y chapa de plata.
La gente ha respondido bastante bien, les gusta mucho ver las diferentes artesanías del país e incluso llegan a comprarlas. “La gente dice que la plata que traemos es diferente a la que hay aquí, a pesar de que en Zacatecas hay mucha”, palabras de la vendedora de Guerrero.