Zacatecas, Zac.- Bajo el titulo “No es que me haya ido…”, Zacatecas, a través del Gobierno Estatal y la comunidad artística, recordó al artista plástico Alejandro Nava, a 68 años de su nacimiento, con la exposición de su obra escultórica y pictórica, que se complementó con una composición musical y la donación de dos piezas, por parte de su familia.

Montada en los jardines del Museo Francisco Goitia y en la escalinata del vestíbulo del mismo recinto cultural, autoridades estatales y municipales de cultura recordaron el trabajo artístico de Alejandro Nava con una significativa exposición y una composición sonora especial, de Vicente Rodríguez.

Jánea Estrada Lazarín, gestora cultural y amiga del pintor, recordó al artista potosino por nacimiento, pero zacatecano por convicción, a través de una remembranza de su trayectoria y trabajo en favor del arte en Zacatecas.

Indicó que Alejandro Nava se encontraba muy orgulloso por el trabajo realizado en el taller Julio Ruelas, que él dirigió, y en donde tuvo el gusto de conocer a gente muy talentosa, y a partir del cual algunos han logrado llevar su carrera artística mas allá.

Estrada Lazarín dijo que su manera de producir arte era siempre inagotable, pero en los últimos años de su vida se volcó apasionadamente en la creación, “su gusto por la fotografía, la escultura, el video, la pintura y la poesía se acrecentaron, encontrando en el silencio y la soledad una forma de encontrarse con él mismo”.

Y añadió: “Alejandro se encontraba ya enfermo, sentía vulnerable cuando la enfermedad entro a su vida sin pedir permiso, su lucha contra el miedo lo llevo a enfrentarse en sus últimos años  a una manera diferente de abordar el tiempo, el espacio y el arte”.

Algo similar pasa hoy con su obra –dijo-, las líneas y los colores cobran vida cuando el espectador las observa, abierto al juego de seducción ante los trazos, las figuras, las diferentes texturas y contornos de expresión de sus piezas, en donde el silencio siempre será necesario para escuchar lo que la obra de Alejandro quiere que escuchemos y veamos.

Por su parte, Vicente Rodríguez, director del Casa Municipal de Cultura y amigo cercano de Alejandro Nava indicó que el de esta tarde presentado es un trabajo que realizaron en conjunto, a través de sus esculturas, en el que se logró que su trabajo artístico adquiriera una dimensión sonora.

Indicó que este proyecto buscaba un objetivo demasiado complejo, como lo es la realización de una ópera, la cual tenía como historia la creación de este tipo de materiales, en donde las esculturas de Alejandro Nava serían los instrumentos de esta representación.

Vicente Rodríguez dijo que la opera no se terminó, sólo se trabajó la idea y el concepto, debido a que Alejandro tuvo problemas de salud, del cual no se pudo recuperar hasta su partida; sin embargo, lo que hoy se muestra, es el resultado que hicimos en conjunto.

La apertura formal de la exposición “No es que me haya ido…” estuvo a cargo de Argelia Estrada Lazarín, directora del Sistema Estatal de Museos del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) “Ramón Lopez Velarde”, en representación del director general Alfonso Vázquez Sosa, así como de Adela Bañuelos Acevedo, directora del Museo, quien fue distinguida por su labor al frente del espacio museístico.

Acudieron también Silvia Torres y Ximena Nava, esposa e hija del artista, respectivamente, a quienes Argelia Estrada agradeció por la donación de las piezas escultóricas y a quienes dijo, a nombre de Vázquez Sosa, sentirse siempre bienvenidos a Zacatecas y donde recibirán todas las atenciones.

Las piezas donadas fueron Stella al Giotto /Hierro/ 80x80x238cm y Sin Título/óleo sobre tela/ 239X180cm, ambas integrantes de la exposición, como parte de su legado para el disfrute del público local, nacional e internacional.